Los 5 Riesgos Principales - RiskMap Edición Especial

 

Los 5 Riesgos Principales - RiskMap Edición Especial


Por Caspar Leighton y Charles Hecker
 

La pandemia de COVID-19 continúa interrumpiendo casi todas las actividades humanas medibles. La forma en que trabajamos, ya sea desde casa, regresando a las oficinas y fábricas, o que hayamos estado allí todo el tiempo, se siente dramáticamente diferente. La forma en que vivimos —con nuestras cocinas transformadas en aulas y oficinas— está llena de nuevos ritmos y hábitos emergentes.

Además de la pérdida y el daño de innumerables vidas humanas, el tejido empresarial y social se está entretejiendo en un nuevo paradigma.

La interrupción de nuestro sentido del tiempo es significativa pero poco discutida; hay cuestiones más urgentes. Para algunos, la pandemia detuvo el tiempo. Para otros, los relojes se pusieron a toda marcha. Y para casi todos, la pregunta de qué sucedió ayer, la semana o el mes pasados, se han convertido en un juego de adivinanzas distorsionado.

El tiempo y el riesgo son elementos interrelacionados que viajaban en la misma dirección. El futuro distante e incierto usualmente conlleva el mayor riesgo; nuestra zona de confort es a corto plazo, donde nada se oculta fuera de la vista. 

La pandemia ha cambiado radicalmente este principio. Ahora, el mayor riesgo reside en el corto plazo, que sigue lleno de incógnitas. El futuro distante, se nos dice, se llama la "nueva normalidad", una frase que insinúa —tal vez falsamente— un retorno a algo familiar o al menos predecible.

Sin embargo, hay algo reconfortante en este panorama de incertidumbre. En términos generales, no se cree que la pandemia haya creado nuevas categorías de riesgo. Dejando de lado momentáneamente las apremiantes preocupaciones de salud pública, creemos que la pandemia de COVID-19 intensificó y aceleró la mayoría de los riesgos y tendencias que precedieron a la enfermedad.

Por el momento, seguimos con los mismos riesgos que siempre hemos tenido.

Lo mismo es cierto para el análisis de los 5 riesgos principales de Control Risks en 2020, como se expuso inicialmente en diciembre de 2019. Cada uno de ellos sigue siendo extremadamente válido e incluso más real. No es nuestra intención ser pretenciosos; somos conscientes de que ciertamente no pronosticamos la pandemia de COVID-19.

De hecho, el único cambio en nuestros cinco riesgos principales para 2020 es el orden en que los clasificamos. 

Comenzamos ahora, con nuestro riesgo número uno para el resto de 2020:

 

1 Líderes sin estrategias, con planes de recuperación mal gestionados

Los líderes sin estrategias eran nuestro riesgo número cinco a principios de 2020. La pandemia de COVID-19 ha llevado este riesgo a convertirse en el número uno. Con algunas excepciones, las autocracias y las democracias han fallado, al menos en algunos aspectos, en su respuesta ante la pandemia: confundieron y exasperaron a sus poblaciones y a sus comunidades empresariales.

Muchos gobiernos se movilizaron para luchar solo contra la pandemia, con acuerdos transaccionales en lugar de una respuesta global colaborativa. La OMS se convirtió en el saco de boxeo de los países. Los pocos intentos de cooperación internacional —enviando ventiladores u otros suministros a los países necesitados— se hicieron en medio de reclamos de mala administración, fraude o mala voluntad política. Los éxitos fueron aún menos.

Las crisis anteriores —como la debacle financiera mundial de 2008— al menos han traído una respuesta coordinada entre los centros financieros clave, sus mercados y sus reguladores. La pandemia, sin embargo, parece ser un evento completamente inesperado para el que el mundo tampoco estaba preparado.

Quizás no había otra manera. Años de populismo latente, nacionalismo y proteccionismo nunca iban a construir el tipo de confianza y transparencia que los países necesitan para trabajar eficazmente entre sí en un momento de crisis.

El avance del virus ha acrecentado las críticas populistas de la globalización y ha afianzado la polarización y la desconfianza del gobierno. Justo cuando el mundo entró en la crisis con un crujido de engranajes y múltiples giros erróneos, está retrocediendo de la misma manera. Una reanudación de actividades fragmentada a nivel mundial distraerá aún más a los gobiernos clave para que aborden cuestiones estratégicas que llevan mucho tiempo pendientes y se vislumbraban a principios de año.

Esta fragmentación, y la complejidad que crea, persistirá hasta finales de 2020 y muy probablemente más allá. Los líderes mundiales, cada uno en su propia zona de influencia, continuarán actuando unilateralmente. Las empresas con un componente global tendrán que convertirse en líderes, en un contexto repleto de prioridades políticas conflictivas, regímenes reguladores y la desaceleración de la pandemia.

 

2 El estancamiento económico se mezcla con la inestabilidad política

Antes de la pandemia, varios países presentaban una mezcla volátil y amenazante de inestabilidad política y vulnerabilidad económica. Pensamos que muchos de esos países estarían bajo una presión extrema en 2020. Este sigue siendo el caso, y la lista está creciendo.

Durante las primeras fases de la pandemia fue difícil identificar los puntos problemáticos. Incluso cuando la desaceleración repentina de la actividad económica golpeó con una velocidad impresionante, el primer impacto político de la pandemia fue crear un efecto de "(falso) nacionalismo" que inicialmente impulsó a muchos gobiernos en crisis. Con la vista puesta en las crisis en Wuhan, Teherán y Lombardía, los gobiernos podrían anunciar medidas estrictas para mitigar la el COVID -19 y salvar innumerables vidas.

Ahora que hay más tiempo, y espacio, para las críticas, estamos viendo una imagen mucho más clara de la inestabilidad del gobierno con raíces en la política, la economía o ambas. Este es el caso de los países que dependen en gran medida de las exportaciones de petróleo, con coaliciones políticas inestables o que han promulgado programas de rescate fuera de su presupuesto. Los factores económicos y sociales están comenzando a superar a la salud pública; para millones de personas en todo el mundo, la elección es cada vez más entre las dificultades insostenibles y el riesgo de infección.

La actividad económica renovada no levantará a todos los estados por igual. Brasil se destaca como un país cuyo manejo de COVID-19 amenaza la estabilidad política. Egipto y España también enfrentarán tensiones políticas, pero todos están en un territorio desconocido; todos, con la vista puesta en su perdurabilidad política.

 

3 El incremento del activismo social

2019 y los primeros días de 2020 revelaron un mundo convulsionado por el activismo, alimentado por una lista ahora familiar de detonantes: desigualdad de ingresos, cambio climático, igualdad de género, los derechos de los pueblos indígenas, los refugiados y la migración, entre otros. Los bloqueos de COVID-19 ponen freno a muchos movimientos de protesta masiva, pero a medida que se levantan las restricciones, también se incrementa el activismo social.

Para el 2020, y el futuro en general, el activismo y los disturbios civiles tienen un nuevo impulsor: la pandemia. Los gobiernos y las empresas ahora tendrán que rendir cuentas de sus acciones tomadas, y su desempeño como líderes y como ciudadanos corporativos, cuando el mundo estaba de rodillas. La angustia económica y la desigualdad en el cuidado de la salud apuntalarán nuevos desafíos políticos al statu quo ante. Las sociedades activistas ya citan la crisis de COVID-19 como un ímpetu para políticas ambientales, sociales y económicas transformadoras.

Tanto las empresas como los gobiernos deberían esperar que los critiquen por sus tácticas de gestión ante la pandemia. Si bien los gobiernos deberán rendir cuentas de sus tasas de mortalidad y recuentos de infecciones, el público también querrá saber qué hicieron las empresas durante la crisis. ¿Qué empresas despidieron trabajadores y a cuántos despidieron? ¿Qué compañías tenían una cobertura de salud inferior? ¿Qué compañías fueron buenas con sus clientes, proveedores y comunidades?

La discriminación racial sistémica en los Estados Unidos, basada también en la desigualdad de ingresos y acelerada por el golpe desproporcionado de la pandemia a las minorías raciales y étnicas, promete hacer que el próximo año esté lleno de protestas. Como lo muestran las grandes manifestaciones en solidaridad alrededor del mundo, abordar las formas de discriminación racial, étnica, sectaria y de otro tipo no es solo un problema de Estados Unidos, o de un solo gobierno exclusivamente. Las empresas globales se verán sometidas a una presión creciente para garantizar que sus políticas de diversidad, inclusión y ética estén actualizadas y correspondan al contexto histórico actual.

Después del parteaguas que es el COVID-19, la sociedad activista, enmascarada y con distancia social, está regresando a las calles. Un ajuste de cuentas está a la espera.

 

4 El COVID-19 y las elecciones de Estados Unidos

Sin la capacidad de hacer campaña sobre una economía estadounidense robusta y enfrentando los disturbios civiles más importantes de las últimas generaciones, el actual presidente Donald Trump está haciendo todo lo posible para afianzar apoyo en los estados “oscilantes”. Su oponente, el exvicepresidente Joe Biden, está ganando simplemente al quedarse inmóvil.

Los presuntos adversarios de Trump: China, la Organización Mundial de la Salud, Antifa y los gobernadores demócratas, amenazan con sofocar el COVID-19, también llamado "enemigo invisible" y —convenientemente— distraer la atención de la respuesta fortuita ante la crisis que ha tenido la Administración de Trump.

La rivalidad entre Estados Unidos y China jugará un papel importante en la campaña electoral. El juego de la culpa respecto al COVID-19 ha sido un catalizador para la rivalidad estratégica que ya amenazaba con desbordarse antes de la pandemia. Al igual que en Washington D.C., el trauma del COVID-19 solo ha profundizado la determinación de Beijing en profundizar y fortalecer un conflicto a largo plazo entre Estados Unidos y China, incluso a través de la búsqueda de la "autosuficiencia" industrial y una mayor influencia global.

Trump y Biden continuarán acusándose mutuamente de ser suaves con China durante sus campañas políticas, mientras que la administración y el Congreso acumularán presión sobre Beijing, incluso más allá de las elecciones. Es probable que las elecciones estadounidenses sean un punto de referencia y no un punto de inflexión, en la tendencia hacia la competencia estratégica.

Al mismo tiempo, las compañías multinacionales, y sus densas cadenas de suministro transpacíficas, serán actores clave que determinarán hasta qué punto la competencia de los softwares G2 cambiará por completo a los patrones comerciales establecidos. Para los países y empresas que ya estaban en medio de las rivalidades comerciales y tecnológicas desde 2018, la presión entre EE. UU. y China ahora se vislumbra aún más grande y más cerca que en enero. En particular, el COVID-19 acentuó las preocupaciones de seguridad nacional en torno a la biotecnología, los productos farmacéuticos y los dispositivos médicos.

La elección en sí será tensa y sin precedentes. Estados Unidos ha celebrado elecciones presidenciales exitosas en momentos de crisis nacional antes, piense en 1864 o 1968, pero no en el crisol de una pandemia mundial mortal. Como el 2020 ya ha demostrado, cinco meses es una eternidad: todavía hay un largo camino antes del 3 de noviembre.

 

5 La guerra cibernética; los riesgos nunca habían sido tan altos 

¿Cómo va tu conexión a internet? Todos los que pueden están trabajando desde casa. Para decirlo de otra manera, muchos ahora están trabajando potencialmente fuera del perímetro de la protección cibernética de sus empresas.

El 2020 será el año en que veamos un ataque a gran escala en la infraestructura crítica. La capacidad tecnológica y la intención nunca habían estado más latentes y en sintonía.  

Los ciberdelincuentes saben que somos vulnerables: un aumento reciente en las operaciones de ransomware a nivel mundial se está sumando a un ciclo de gestión de crisis ya complejo para muchas empresas. Esto, no se detendrá ahí.

Los activistas están tomando las calles digitales en franjas mientras las restricciones físicas y la represión violenta hacen del ciberactivismo una herramienta cada vez más efectiva para proyectar opiniones. Estos actores también tienen más tiempo en sus manos.

Las operaciones patrocinadas por el estado están dirigidas de manera hiperactiva a las comunidades científicas y médicas que están buscando un tratamiento o una vacuna COVID-19. La agitación geopolítica que ha provocado la pandemia hará que las operaciones cibernéticas, usualmente económicas y fáciles de negar, aumenten como táctica. Un mundo que espera que Estados Unidos elija, o reelija, a un presidente no esperará ociosamente en las líneas laterales. Los bots también están votando.